La Gratitud

Existen estudios que revelan que acumulamos muchas más experiencias positivas que negativas, PERO tendemos a quedarnos más con la segunda opción.

¿Cómo mejorarlo?

Hay un ejercicio muy sencillo que a veces mando hacer en consulta. El ejercicio de la gratitud. Ser conscientes plenamente, de todos esos pequeños momentos que hacen que nos sintamos bien y dar las gracias por ello. Que en el fondo no es más que centrarse en hacer un poco más de caso a lo positivo que a lo negativo.

Os pongo ejemplos:

Estoy agradecida o satisfecha porque…

  • He conseguido por fin ordenar todos los papeles acumulados desde hace meses.
  • Hizo un día genial y pude ir a pasear después del trabajo, eso me relajó.
  • Me llamó un buen amigo para comer juntos el fin de semana.
  • Mi hijo no me montó la pataleta diaria cuando lo desperté para ir al cole.

Intenta hacerlo a diario, antes de acostarte, o incluso en la cama antes de dormirte. Verás como en tu día a día hay cosas más buenas que malas a las que apenas das importancia.